Absoluta decepción de Canadá por la renegociación del TLCAN

*De absoluta decepción fue calificada por los sindicatos…

jornada.unam.mx

De absoluta decepción fue calificada por los sindicatos canadienses la séptima ronda de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que concluye este domingo en la capital mexicana.

Después de una semana de pláticas, la discusión sobre las reglas de origen para la industria automotriz, uno de los temas más complejos del proceso de renegociación –dado que afecta a una de las industrias de mayor crecimiento en la región–, ya no se reanudará en la séptima ronda de negociaciones del TLCAN, pero puede continuar la próxima semana en una reunión técnica, dijo Kenneth Smith Ramos, jefe de la delegación mexicana.

Estados Unidos pretende que el contenido estadunidense en los vehículos fabricados en la región sea mayor al nivel actual y ha buscado que firmas ensambladoras que ahora están en México regresen unidades de producción a su territorio.

Kenneth Smith comentó que el jefe negociador de reglas de origen de Estados Unidos, Jason Bernstein, no se reintegró a la mesa de negociación luego de que regresara a su país al principio de la ronda para reunirse con representantes del sector automotor. No ha regresado aquí a México. El plan es que continuemos la discusión a nivel de jefes de negociación aquí, dijo.

Mencionó que este sábado se revisaron los temas de energía, anexos sectoriales y en estos últimos hay avances en los capítulos que corresponden a químicos y farmacéuticos. Otros rubros que se discutieron ayer fueron aduanas y facilitación comercial, pueblos indígenas y telecomunicaciones.

Por otra parte, Jerry Dias, presidente del sindicato canadiense Unifor, sostuvo que la actual ronda es una absoluta decepción, pues la discusión de los temas álgidos ha sido mínima.

Señaló que el mensaje del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el que expresa que las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar es simbólico, porque refleja el estado actual de la negociación. Insistió en que Washington no busca llegar a un acuerdo, pues no se ha avanzado en reglas de origen, tema sobre el que hubo poca discusión.

México suaviza postura laboral

Agregó que la postura de incrementar a 85 por ciento el contenido regional y que de esa cantidad 50 por ciento corresponda a Estados Unidos no ha cambiado, lo cual no aceptarán México ni Canadá.

Comentó que el equipo mexicano ha suavizado su posición en el tema laboral por la cercanía a las elecciones.

Las negociaciones entre Estados Unidos, Canadá y México para redefinir el tratado se vieron opacadas esta semana por el plan de Trump de imponer aranceles de 25 por ciento al acero y de 10 por ciento al aluminio, así como afirmaciones de que las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar.

Varios funcionarios expresaron en privado su frustración por las recientes andanadas de Trump durante las conversaciones, pero también dijeron que canadienses, mexicanos y el personal técnico de la oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, se han mantenido enfocados en la tarea de revisar el acuerdo. Nuestra posición en todo esto es: no reaccionen. Apéguense a los hechos, dijo a Reuters un funcionario cercano a las conversaciones.

Pocos avances se han visto durante la ronda. Seguimos pensando que las negociaciones tendrán que extenderse; no descartamos que continúe siendo un tema para el año que entra, afirmaron especialistas de Banorte.

Destacaron que la medida tendrá un efecto desfavorable sobre las propias industrias estadunidenses intensivas en estos productos, como son la de fabricación de maquinaria y equipo, la construcción y la industria automotriz, que inclusive podrían decidir trasladar sus operaciones a Canadá o a México.

Share
Bitnami