Asume Trump tener competencia absoluta para perdonar delitos

*Donald Trump recordó este sábado que como presidente de Estados Unidos tiene la competencia absoluta de …

jornada.unam.mx

 

Nueva York.

Donald Trump recordó este sábado que como presidente de Estados Unidos tiene la competencia absoluta de perdonar delitos tras las especulaciones desatadas por la información publicada el pasado jueves en el diario The Washington Post según la cual Trump pidió un estudio jurídico para definir su facultad, en su calidad de presidente, de perdonar a sus colaboradores, familiares e incluso a él mismo por presuntos delitos cometidos por la implicación de Rusia en la campaña electoral que le llevó a la Casa Blanca.

El mandatario inauguró este sábado el portaviones USS Gerald Ford, el cual, dijo, es un mensaje de 100 mil toneladas al mundo, antes de solicitar al Congreso aumentar el presupuesto militar. También acusó al diario The New York Times de provocar el fracaso de una misión estadunidense para abatir al líder del Estado Islámico (EI), Abú Bakr al Bagdadí .

Responde a filtraciones

Todos estamos de acuerdo en que el presidente estadunidense tiene la competencia absoluta para perdonar, pero ¿por qué sólo pensamos en ello cuando el único delito hasta ahora son las filtraciones en nuestra contra?, noticias falsas, afirmó Trump en un tuit.

Los presidentes estadunidenses tienen la capacidad de perdonar a otros por delitos federales, pero los juristas expertos debaten si se podría perdonar a sí mismo, así como a sus familiares y colaboradores más cercanos; como sugiere el hecho de haber utilizado la expresión competencia absoluta, indicó Europa Press.

El pasado jueves, The Washington Post publicó que el presidente y sus asesores analizaron el tema de los perdones presidenciales durante una reunión para tratar la investigación abierta por el fiscal general Jeff Sessions sobre la injerencia rusa en la campaña electoral de Estados Unidos y su implicación para Trump.

Según el diario The Independent, el equipo de asesores legales de Trump rehusó comentar el tema, pero uno de ellos dijo que el presidente simplemente tiene curiosidad, y que ésta no está en el contexto de me urge perdonarme a mí mismo.

Trump se quejó el sábado de que un fiscal especial esté investigando posibles vínculos entre su campaña y el Kremlin. Preguntó por qué ni el fiscal general, Jeff Sessions, ni el fiscal especial, Robert Mueller, investigaban al ex jefe de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), James Comey, y a su contrincante, la candidata demócrata Hillary Clinton, por el manejo de su correo electrónico cuando era secretaria de Estado.

“¡Mi hijo Donald entregó abiertamente sus correos electrónicos a los medios y a las autoridades mientras que (…) Hillary Clinton borró (…) sus 33 mil emails!”, escribió Trump en Twitter.

El año pasado la FBI decidió no recomendar la presentación de cargos criminales contra Clinton por su uso del correo electrónico. Trump despidió a Comey en mayo.

Antes de ser designado fiscal general, Sessions fue el mayor defensor de Trump en el Senado, pero se apartó en marzo de la pesquisa sobre Rusia, tras conocerse que no reveló en su audiencia de confirmación que mantuvo reuniones el año pasado con el embajador ruso Sergei I. Kisliak.

La Comisión Judicial del Senado informó el pasado viernes que pidió a Donald Trump júnior y al ex jefe de campaña del presidente, Paul Manafort, que testifiquen el próximo miércoles en una audiencia pública enmarcada en la investigación sobre Rusia.

Este sábado Trump respondió a un artículo de The Washington Post que sugiere que Sessions podría haber tratado el tema de la campaña con Kisliak, pese a haberlo negado públicamente. En su información, el periódico se refiere a comunicaciones interceptadas entre Kisliak y su oficina de Moscú.

“Otra filtración de inteligencia del Amazon Washington Post. Esta vez contra el fiscal general Jeff Sessions. ¡Estas filtraciones ilegales, como la de Comey, deben parar!”, acusó Trump con otro tuit.

El presidente alude a que The Washington Post es propiedad de Jeff Bezos, fundador de Amazon.

Acero estadunidense

Trump inauguró este sábado el USS Gerald Ford, undécimo portaviones de la flota estadunidense y primero de una nueva generación de propulsión nuclear.

Acero estadunidense y manos estadunidenses fabricaron un mensaje de 100 mil toneladas al resto del mundo: el poder de Estados Unidos no tiene rival, declaró el mandatario, comandante en jefe a bordo de la nave y en medio de un ambiente de fiesta patriótica, en la inmensa base naval de Norfolk, en Virginia, a 45 minutos de vuelo de Washington.

Cualesquiera que sean los horizontes por los que se abra camino este buque, descansarán tranquilos nuestros amigos y nuestros enemigos temblarán de miedo, declaró durante esta ceremonia en la que la Marina recibió formalmente el navío, con un costo de 12 mil 900 millones de dólares. Trump pidió al Congreso el sábado que apruebe un aumento del presupuesto militar para que Estados Unidos pueda fabricar los mejores pertrechos.

Acusación al NewYork Times

En el tema militar, Trump, acusó al diario The New York Times de haber hecho fracasar un intento de Estados Unidos para matar al líder del grupo EI, Abú Bakr al Bagdadí.

“El defectuoso New York Timesfrustró el intento de Estados Unidos de matar al terrorista más buscado, Al-Bagdadí”, escribió Trump en Twitter, observando un ejemplo de su agenda enfermiza en materia de seguridad nacional, sin dar mayores explicaciones.

Según medios estadunidenses, el mandatario parece hacer referencia a las declaraciones del general estadunidense Tony Thomas, el viernes, en las que afirmó que las fuerzas especiales estadunidenses estaban particularmente cerca del jefe del EI en 2015, pero que perdieron la pista luego de unas filtraciones a la prensa.

Por otra parte, los demócratas en el Congreso anunciaron este sábado que un grupo bipartidista de negociadores de la Cámara de Representantes y el Senado llegaron a un acuerdo sobre un amplio paquete de sanciones contra Rusia por su intromisión en las elecciones presidenciales del año pasado y por la beligerancia militar de Moscú en Ucrania y Siria.

La aprobación del proyecto de ley, que podría ocurrir antes de que el Congreso inicie su receso de agosto, colocó al legislativo en un posible rumbo de colisión con Trump.

El representante Steny Hoyer, el segundo demócrata de mayor jerarquía en la cámara baja, dijo que los legisladores habían resuelto asuntos persistentes con el proyecto de ley, que también incluye duras penas económicas contra Irán y Corea del Norte.

Las sanciones contra Rusia, sin embargo, han atraído más atención debido a la persistente presión de parte del presidente Donald Trump para tratar de acercarse al presidente ruso, Vladimir Putin, y luego de las investigaciones en curso sobre la injerencia de Rusia en la campaña de 2016.

La Casa Blanca se ha opuesto a una parte clave de la iniciativa que ordena que el Congreso realice una evaluación en caso de que Trump trate de reducir o acabar con las sanciones contra Moscú, pero si Trump veta la propuesta, corre el riesgo de que protesten los republicanos y los demócratas y que el Congreso revierta su decisión.




Share
Bitnami