Cunden incendios forestales por cambio climático

*El inusualmente caliente y seco verano registrado en partes del hemisferio norte…

jornada.com.mx

 

Ginebra. El inusualmente caliente y seco verano registrado en partes del hemisferio norte ha convertido los campos y los bosques en combustible para los incendios ocurridos desde el Ártico hasta el Mediterráneo, los cuales tienen efectos de largo alcance para el medio ambiente, los ecosistemas, la salud humana y el clima, dijo hoy la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

En su declaración más reciente, la OMM confirmó que la parte norte del mundo se está calentando con más rapidez que el planeta en general y que el calor está secando los bosques y volviéndolos mas susceptibles a arder.

Un estudio reciente encontró que los bosques boreales de la Tierra están ardiendo actualmente a un ritmo no visto en los últimos 10 mil años.

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático dijo en su Quinto Informe de Evaluación que la frecuencia y la magnitud de los incendios en el sur de Europa aumentaron significativamente después de los setenta como resultado de la acumulación de combustible, el cambio climático y eventos climáticos extremos y que el riesgo futuro de incendios forestales aumentará en el sur de Europa.

El martes por la noche, los letales incendios más recientes, alimentados por fuertes vientos, causaron la muerte de decenas de personas cerca de Atenas, Grecia, en lo que se ha considerado una de las peores tragedias del país en años.

El lunes, las temperaturas alcanzaron cerca de 38 grados Celsius con fuertes vientos del oeste.

Además de la amenaza directa derivada de las llamas, los incendios forestales liberan contaminantes perjudiciales para la salud humana y los ecosistemas.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la exposición a partículas es la principal amenaza para la salud pública tras la exposición de corto plazo al humo de los incendios forestales.

Los efectos varían desde irritación de los ojos y el tracto respiratorio hasta afecciones más serias como una función pulmonar disminuida, bronquitis, asma exacerbada y muerte prematura.

Por otra parte, los incendios de vegetación liberan a la atmósfera grandes cantidades de materia en partículas y de gases tóxicos, incluyendo monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos ajenos al metano, parte de las amplias mediciones realizadas por muchas estaciones del Programa Global de Vigilancia Atmosférica.

La OMM concluyó que además de vegetación seca y altas temperaturas, otro elemento clave para propagar los incendios son la dirección y la velocidad del viento. Pero predecir las condiciones del viento y la manera en que son alteradas por el incendio es un desafío, pues las condiciones del viento cerca de un incendio afectan una región bastante pequeña y podrían no ser reconocidas por la estación meteorológica más cercana.

Los incendios forestales son actualmente uno de los cinco peligros incluidos en el Proyecto Climático de Alto Impacto de la OMM (HIWeather). La OMM está trabajando actualmente para mejorar la capacidad para predecir la propagación y el impacto de los incendios activos y el riesgo de incendio, a la vez que busca mejorar la información de advertencia temprana que puede proporcionar respuestas de emergencia y una comunicación y uso derivados de esto.

Share
Bitnami