Decepcionantemente bajo en este sexenio, el financiamiento a tecnología

*Pese a las promesas del inicio del sexenio, en el cierre de la administración del presidente Enrique Peña Nieto…

jornada.unam.mx

 

Pese a las promesas del inicio del sexenio, en el cierre de la administración del presidente Enrique Peña Nieto el financiamiento de la ciencia y la tecnología ha sido decepcionantemente bajo, señalan científicos mexicanos en una carta publicada en la última edición de la revista Science. Y consideran que sólo un aumento presupuestal significativo podría aliviar la crisis en el que se encuentra el sector debido a los recortes.

El texto titulado Los fondos para ciencia básica de México se quedan cortos está firmado por Juan Pedro Laclette, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y ex presidente de la Academia Mexicana de Ciencias, y por Eugenio Frixione, del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional.

Los tres primeros años del periodo de Peña Nieto fueron prometedores, señalan. En la inauguración de su gestión, el Presidente prometió hacer avanzar al país mediante la inversión en educación, así como en ciencia y tecnología. En el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 y en el Programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación 2014-2018 se comprometió a aumentar el gasto federal en esos sectores –que había sido por años de 0.4 por ciento– a cuando menos 1 por ciento del producto interno bruto en 2018.

En ese periodo, el mandatario convocó a reuniones anuales del Consejo General de Investigación Científica, Desarrollo Tecnológico e Innovación, y la inversión federal destinada al sector aumentó a 0.6 por ciento del PIB.

Sin embargo, en los siguientes dos años el presupuesto de ciencia y tecnología fue reducido a 0.5 por ciento del PIB, y el presupuesto del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) bajó más de 25 por ciento. Además, los escasos recursos para esos rubros fueron invertidos en innovación industrial, lo que dejó poco apoyo a los proyectos en la materia en las universidades y centros de investigación.

En riesgo, proyectos de investigación básica

Como resultado del recorte presupuestal, dicen Laclette y Frixione, hay proyectos de investigación básica que están en riesgo de cerrar y el número de becas para estudiantes universitarios ha dejado de crecer por primera vez en 25 años. Los estudiantes que habían pensado en una carrera en ciencias han empezado a mirar a otra parte.

Y si bien plantean que al cierre del sexenio el presupuesto destinado a la ciencia y la tecnología ha sido decepcionantemente bajo, creen que el Presidente aún tiene una oportunidad de reorientar al país rumbo a la economía del conocimiento.

Si en 2018 los fondos para el sector reciben un aumento sustancial y el del Conacyt se recupera del drástico recorte que sufrió en 2017, se podría mitigar el actual estado de emergencia de la ciencia y la tecnología y poner un precedente para futuras administraciones.

Share
Bitnami