Estrategia para mejorar la labor docente enfrenta muchos desafíos

*A pesar de que en México 96 por ciento de los maestros en servicio participaron en…

jornada.unam.mx

A pesar de que en México 96 por ciento de los maestros en servicio participaron en cursos y talleres para mejorar su desempeño docente, lo que representa más del doble del promedio en los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, la estrategia vigente para mejorar sus saberes aún enfrenta múltiples desafíos.

Entre ellos está garantizar la eficacia de los procesos de evaluación, el vínculo real con la práctica docente en programas impartidos por instituciones alejadas de la educación básica y el fortalecimiento de programas enfocados en la didáctica de las disciplinas.

Lo anterior es parte del diagnóstico presentado por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (Inee) en las Directrices para mejorar las políticas de formación y desarrollo profesional docente en educación básica, con las que se busca desarrollar la calidad, pertinencia y coordinación de la formación continua para los docentes en servicio.

En el documento, difundido recientemente, alerta que entre otros retos está el de que los educadores no participan en la definición de sus trayectos formativos, y si bien la Secretaría de Educación Pública (SEP) puso en marcha una nueva Estrategia Nacional de Formación Continua para los profesores, tras la aprobación de la reforma educativa y la implementación de evaluaciones para la permanencia en el servicio docente, los esfuerzos para asegurar la calidad de los cursos y programas impartidos por instancias formadoras aún enfrentan desafíos.

El Inee destaca que pese a que se estableció un proceso de validación mediante comités académicos instalados en las entidades y se cuenta con criterios de calidad, un estudio exploratorio observó que una de las limitaciones de esos comités era que sus integrantes no siempre contaban con las capacidades para valorar las propuestas formativas para ciertas asignaturas o modalidades educativas, lo cual representa un eslabón débil en el proceso de validación y elección de la oferta.

Las cinco acciones propuestas por el Inee para mejorar las políticas de formación y desarrollo profesional de los maestros de educación básica incluyen: redefinir conceptualmente el desarrollo profesional docente, ante una multiplicidad de conceptos y enfoques, así como su marco para su operación institucional, pero privilegiando un enfoque integral, participativo y contextualizado, donde los intereses y necesidades del docente frente a grupo sean centrales.

También propone fortalecer la rectoría de la autoridad educativa en la materia y las capacidades institucionales, tanto federales como locales, para formar a los docentes; garantizar el funcionamiento del Servicio de Asistencia Técnica a la Escuela (SATE) –que hasta mayo de 2017 contó con su normatividad para operar– y consolidar la relación entre formación, acompañamiento del docente y evaluación para la mejora profesional.

Además, para el Inee es necesario consolidar la organización profesional, la vocación y la identidad de los docentes en su función de agentes estratégicos del cambio educativo y social.

Share
Bitnami