Examinan en el Cinvestav sustancia que controla niveles de azúcar en la sangre

*Un grupo de académicos y estudiantes del Centro de Investigación de Estudios Avanzados…

jornada.com.mx

Un grupo de académicos y estudiantes del Centro de Investigación de Estudios Avanzados (Cinvestav), del Instituto Politécnico Nacional (IPN), analiza con éxito los efectos cardioprotectores de una sustancia análoga de la metformina, que durante más casi seis décadas se ha utilizado como un fármaco para el tratamiento de millones de personas con diabetes mellitus.

La sustancia –denominada EGL-6M– está basada en un grupo bencilo, y ya se ha demostrado sus efectos antihipoglucemiantes; es decir, que controla los niveles de azúcar en sangre, por lo que ahora se busca comprobar que también produce efectos cardioprotectores y reguladores de la presión arterial, tal como se ha identificado en la metformina.

David Centurión Pacheco, del Departamento de Farmacobiología del Cinvestav y líder de la investigación, explicó que la metformina inhibe la sobreactivación del tono simpático en el sistema nervioso autónomo, lo cual está relacionado con varias enfermedades, incluidos los padecimientos cardiacos, y es esa característica la que buscaron que reprodujera el análogo EGL-6M.

En un comunicado, el investigador señaló que la importancia de realizar este tipo de análisis, tanto de la metformina como del análogo, es identificar cómo actúan ambas sustancias a nivel farmacobiológico, pues en el caso de la metformina se sabían los efectos cardioprotectores en pacientes, pero no se conocía porqué actuaba de esa manera.

Ahora, con la sustancia análoga los resultados pueden ser de utilidad en el caso de que alguna empresa farmacéutica pudiera llegar a interesarse en su producción, como una alternativa viable en el tratamiento de la diabetes mellitus.

Sabemos que la metformina es un fármaco muy generoso, relacionado incluso con la reducción de algunos tipos de cáncer en pacientes diabéticos, pero también se sabe que alrededor de 30 por ciento de las personas a quienes se les administra tienen efectos gastrointestinales muy fuertes, como diarrea, náuseas, vómito, además de la posibilidad de hacerse tolerantes al compuesto, por lo que tener otra alternativa médica con las mismas características puede ser un nicho de oportunidad, dijo el investigador.

Share
Bitnami