Por falta de dinero, enfermos mentales ocultan sus trastornos

*Pueden pasar 10 años o más, antes de que personas con alguna enfermedad mental…

jornada.unam.mx

Pueden pasar 10 años o más, antes de que personas con alguna enfermedad mental –depresión y ansiedad entre las más comunes– soliciten atención médica. La causa es el estigma en torno a estos males y, en otros casos, los afectados restan importancia a sus síntomas, sobre todo si tienen que cubrir el costo de las terapias.

De ahí la importancia de que los servicios de salud mental sean gratuitos para quienes los necesitan, como es en el Centro Integral de Salud Mental (Cisame) de la Secretaría de Salud (Ssa) federal. Es una unidad de atención ambulatoria, donde al año se atiende a 2 mil 500 pacientes, en promedio.

Virginia González Torres, secretaria técnica del Consejo Nacional de Salud Mental (Consame) y responsable del Cisame, señaló la relevancia de que este tipo de servicios estén disponibles para la población y en un ambiente amable para favorecer la confianza y tranquilidad.

Recordó que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión es una de las principales causas de discapacidad y en casos graves, sin la atención médica adecuada, puede conducir a los afectados al suicidio.

En México, las estadísticas oficiales más recientes corresponden a la Encuesta de Enfermedades Psiquiátricas de 2003, según la cual 9 por ciento de la población había tenido depresión en algún momento de su vida. Algunos expertos indican, sin embargo, que en estimaciones conservadoras ese porcentaje se ha incrementado, por lo menos a 20 puntos.

El problema y principal desafío es que los servicios de salud mental que existen están concentrados en hospitales siquiátricos y en el Instituto Nacional de Siquiatría Ramón de la Fuente Muñiz. Y aunque se han hecho algunos intentos para brindar atención en centros de salud, éstos han resultado insuficientes y mientras persistan las restricciones presupuestales, muy poco se podrá hacer, comentó González Torres.

En información oficial se señala que apenas 2 por ciento del presupuesto del sector se destina al área de la salud mental. Del total, 80 por ciento está asignado al funcionamiento del instituto y los nosocomios.

No obstante, la funcionaria también reconoció la voluntad que han tenido gobiernos como el de Yucatán, donde en los próximos días se iniciará la construcción de 10 villas de transición del Modelo Nacional Miguel Hidalgo, programa de la Ssa federal.

Con las villas, donde los pacientes mejoran su calidad de vida y se les da la oportunidad de recobrar su autonomía e independencia, interactuar y reintegrarse a la comunidad, se sustituirá al hospital siquiátrico de Mérida. Éste opera bajo el sistema asilar (de internamiento prolongado).

La obra tendrá una inversión de 140 millones de pesos, provenientes del Seguro Popular. Virginia González Torres insistió en la necesidad de incrementar la oferta de servicios en las unidades médicas de primer contacto, con el esquema del Modelo Hidalgo, que plantea una amplia gama de servicios y atención ambulatoria. Los internamientos sólo para casos graves, por un periodo corto –algunos días o semanas como máximo– y siempre con la garantía del respeto a sus derechos humanos.

Share
Bitnami