Habitantes de Guadalajara y municipios conurbados convocan a linchar criminales

*Sobre el pavimento, en el cruce de las calles Rayón y López Cotilla, en el centro de Guadalajara, alguien dibujó la figura de un hombre que…

jornada.unam.mx

Guadalajara, Jal.

Sobre el pavimento, en el cruce de las calles Rayón y López Cotilla, en el centro de Guadalajara, alguien dibujó la figura de un hombre que fue asesinado en ese lugar el 21 de mayo pasado, luego de recibir una golpiza de cuatro sujetos que lo capturaron después de que presuntamente robó el bolso de una transeúnte.

Además de la figura, hay una leyenda: 21 de mayo de 2017, primer linchamiento. No más.

En la capital de Jalisco, capturas, golpizas y asesinatos en turba son la reacción de algunos colonos ante la falta de efectividad de las instituciones de seguridad estatales y municipales (Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque, Tonalá y Tlajomulco) para combatir la delincuencia común y el crimen organizado.

El 23 de diciembre pasado un grupo de vecinos iracundos asesinó a golpes, cuchilladas y disparos a un sujeto que supuestamente intentó robar en una tienda de abarrotes.

El 27 de mayo, un hombre estuvo a punto de ser linchado en la colonia Mezquitán Country, también en Guadalajara, supuestamente por golpear a una mujer embarazada. El gentío le propinó una paliza al presunto agresor, quien se encuentra delicado.

En abril, en la colonia Loma Dorada, en Tonalá, vecinos colgaron mantas con los rostros de dos presuntos delincuentes a quienes amenazan con linchar.

Ratero, si te agarramos, no vas a ir a la comisaría. Te vamos a linchar. Nosotros no llamamos a la policía, advierte la manta, donde sobresalen las imágenes de una videocámara y una pistola. Mensajes similares se han encontrado en la colonia La Moraleja, en Zapopan.

Autoridades municipales y estatales pidieron a los vecinos quitar las mantas porque incitan a la violencia. En Tonalá se negaron, con el argumento de que están en propiedad privada.

En Chulavista, municipio de Tlajomulco, donde hay un enorme conjunto de viviendas de interés social, la combinación de criminalidad e impunidad provocó que en mayo pasado los vecinos se organizaran para colocar mantas en las que amenazan con linchar a quienes cometan ilícitos.

No se puede hacer justicia por propia mano; quien lo hace, comete delito, advirtió el fiscal de Jalisco, Eduardo Almaguer, tras subrayar que buscará detener y procesar a quienes incurran en esa práctica. Pero las advertencias oficiales poco importan frente al crecimiento de los delitos.

Aún no concluye la mitad del año y los asesinatos en la zona metropolitana de Guadalajara podrían llegar a 400, 20 por ciento más que el el mismo periodo de 2016. En lo que va del año, se han denunciado, en promedio, casi 10 mil delitos al mes.

Una colonia de Tonalá fue rebautizada como Rancho Antigobierno. Los vecinos se unieron para hacer frente a la delincuencia y la falta de acción de las autoridades. Instalaron cámaras de video y mantas de advertencia; coordinan rondines comunitarios para mantener alejados a los criminales y se organizan para demandar servicios públicos.

Otra práctica que empieza a ser común es rapar a las mujeres que incurren en robo. En mayo pasado dos fueron golpeadas y trasquiladas por comerciantes en el patio principal del mercado San Juan de Dios, en el centro de Guadalajara, porque supuestamente trataron de robar un par de tenis.

Los locatarios fueron a la vez jueces y ejecutores de la sentencia antes de que llegara la policía, que rescató a las mujeres.

Días después, en el tianguis de Medrano, una mujer que presuntamente robó dinero y bolsas fue detenida por los comerciantes y rapada públicamente.

La página de Facebook titulada Guadalajara unido contra la delincuencia publica decenas de videos y fotografías de castigos, como advertencia. Alfonso Partida Caballero, consejero de la Judicatura de Jalisco, dejó un comentario en una de esas publicaciones: Es una lástima que las autoridades permitan la justicia privada.

Share
Bitnami