Hartazgo, sentimiento de los mexicanos ante la corrupción

*Una palabra define el sentimiento de la mayoría de los mexicanos respecto de la corrupción…

jornada.unam.mx

Una palabra define el sentimiento de la mayoría de los mexicanos respecto de la corrupción y la impunidad: hartazgo. Así lo plantea Ernesto Torres Cantú, director general de Citibanamex, el segundo grupo financiero de mayor tamaño en el país. Hacer cumplir la ley, apunta, es el gran pendiente, no nada más de esta administración. Es, enfatiza, un tema que debe ser resuelto ya.

Ante demandas concretas de la población, apunta, la retórica no sirve. Por ello, y con el proceso para renovar la Presidencia en marcha, considera necesario que los candidatos al puesto “hagan muy explícitas sus propuestas y definan el modelo de país que quieren.

La retórica no deja nada. Necesitamos saber si los aspirantes estarán comprometidos o no con el respeto a las instituciones, la economía de libre mercado, el estado de derecho y la eliminación de la corrupción. Esas definiciones son necesarias para tomar una decisión informada sobre por quién votar, señala Torres Cantú en entrevista con La Jornada, a propósito de la 81 Convención Bancaria, que se realiza esta semana en Acapulco. Al acto, uno de los principales foros convocados por el sector privado en México, asistirán el presidente Enrique Peña Nieto y los seis candidatos a la Presidencia.

En 2017, Citibanamex tuvo una utilidad récord de 24 mil 300 millones de pesos, 46 por ciento más que un año antes. Para los trabajadores del grupo representará recibir un reparto de utilidades de entre tres y cuatro meses de sueldo, explica Torres Cantú. El resultado refleja principalmente que a los clientes del banco progresan en sus negocios. “A nosotros nos va bien porque a los clientes les va bien; cuando a ellos les va mal, a nosotros nos va mal.

“Sí hay incertidumbre, sin duda. Hay algunas empresas, las menos, que están en stand by, a la espera de qué pasará con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y las elecciones en México. Lo que no hay son compañías que retiren sus inversiones, cierren una planta o corran gente”, agrega el director general de Citibanamex, una institución que gestiona la quinta parte del ahorro nacional.

–¿Qué tipo de empresas son las que están haciendo una pausa en sus inversiones?

–Pasa en muchas industrias. Hay dueños o directores generales que tienen una posición un poco más conservadora que otros, pero lo que sí es un hecho es que en todos los sectores la mayor parte de ellos siguen invirtiendo.

–¿Qué espera para los siguientes meses?

–Los fundamentales de la economía se mantendrán bien. Me refiero a empleo, masa salarial y consumo, que es lo que realmente mueve todo el tema. En los mercados financieros, por ejemplo, el tipo de cambio o tasas de interés, habrá una volatilidad importante, como lo hemos visto en los pasados meses. Eso es imposible controlarlo, son tan grandes esos mercados que no hay manera de intervenir, realmente no hay manera. Conforme haya definiciones en el TLCAN y las elecciones, se podrán tomar más decisiones.

–La tasa de interés de referencia, fijada por el Banco de México, subió más del doble desde finales de 2015 y el crédito a empresas y personas ha seguido creciendo, aun cuando sea a un menor ritmo. ¿A qué lo atribuye?

–Hay una desacelaración en la demanda de crédito en algunos segmentos, como tarjetas de crédito o a pequeñas y medianas empresas; pero no en firmas medianas y grandes, donde sigue requetebién. No ha sido un impacto generalizado.

–¿Se ha deteriorado la capacidad de pago de las familias y las empresas?

–Cero. No está pasando eso.

–El crédito a empresas y familias ha crecido por más de una década a una tasa que supera varias veces la de la economía y, como dice, sin deterioro en la capacidad de pago de los deudores. ¿Qué explica este ciclo del que parece no hay precedente?

–Hay dos condiciones. Una, la creación de empleo formal. En los pasados cinco años hubo una cifra récord de nuevos puestos de trabajo formal. Cuando una persona está en la actividad informal cuesta mucho esfuerzo prestarle dinero. El segundo punto es que el comportamiento de los diversos participantes en el sistema financiero está siendo muy responsable, con respecto de otros ciclos de crédito, como el de 1994.

Hay un comportamiento muy responsable de los intermediarios y también de los clientes. Todos aprendimos bien la lección, señala el directivo.

–¿Con la información de que dispone Citibanamex, cuál es el nivel de endeudamiento de las familias? ¿Se pueden endeudar más o el crecimiento del crédito va a ser por la incorporación de nuevos clientes?

–El segundo punto es más importante que el primero. El pastel está creciendo y si sigue haciéndolo, esa será la fuente más importante de crecimiento. Eso no pasó en 1994, cuando todos estábamos tratando de prestar a los mismos clientes de un círculo muy pequeño, en lugar de crear un mercado más grande. Ahora se ha generado uno mayor con el crédito de nómina, los préstamos personales, las tarjetas de crédito y por la incorporación de más trabajadores al sector formal. Todo eso ha ayudado una barbaridad.

–Este crecimiento del crédito se ha dado aun cuando los empleos nuevos son con un nivel salarial bajo.

–Entre más suba el salario, en términos reales, obviamente a nosotros nos va mejor también.

“El punto importante es que a nosotros nos va a ir mejor porque al cliente le va a ir mejor, va a ganar más dinero y entonces habrá más depósitos y crédito. Entre más creación de empleo formal, habrá más competencia por atraer trabajadores. Ya hay varias zonas del país donde las empresas no encuentran empleados. Eso hará que los sueldos empiecen a subir. Por el camino de la formalización, los aumentos de sueldo, con respecto a la inflación, serán cada vez mayores.

–Esta será la última convención bancaria a la que asista el presidente Enrique Peña Nieto, al menos en esa condición. ¿Qué balance hace de la administración?

–Hay que ver los números fríos: es en la que más empleo formal se ha creado, con las ventajas que he mencionado; la inversión extranjera directa del año pasado es de las más altas de la historia, a pesar de la incertidumbre; se aprobaron y comenza- ron a implementar reformas que van a traer un gran beneficio. Me parece que no hemos terminado de dimensionar lo bueno que viene para México en los próximos 10 o 15 años.

–¿Y los pendientes?

–El cumplimiento del estado de derecho y, como consecuencia, la falta de seguridad y la corrupción. Ese, sin duda, es el gran pendiente, no nada más de esta administración, es el gran pendiente de México y de todos los mexicanos. Lo tenemos que resolver ya. El hartazgo de todos los mexicanos, yo incluido, está ya al límite.

–La agenda de la Convención Bancaria está marcada por el tono político. Fueron invitados los candidatos y el presidente del Instituto Nacional Electoral. ¿Qué espera del proceso electoral?

–Debemos exigir, y no uso la palabra a la ligera, que los diversos candidatos hagan muy explícitas sus propuestas y el modelo de país que quieren. Eso me parece fundamental. Es nuestra obligación votar, pero necesitamos hacerlo en función de la información que nos den los aspirantes. Necesitamos saber qué proyecto de país tiene cada uno, debemos pedirles que sean categóricos. La retórica no nos deja nada, entiendo por qué la utilizan, pero no sirve. Necesitamos saber si están comprometidos o no con el respeto a las instituciones, la economía de libre mercado, el estado de derecho y la eliminación de la corrupción. Si no sabemos eso, no podemos tomar una decisión informada al momento de votar.

Share
Bitnami