Un indigente tiene 10 días desaparecido

*Se trata de Rubén Ruvalcaba quién dormía al ingreso a Sonigas y nadie sabe nada de él…

Por José Luis Preciado Trujillo
NOTICIASPV.COM

Una persona del sexo masculino que dormía al ingreso a la gasera Sonigas, que se ubica por la avenida Emilio M. González, en San Clemente de Lima, Bahía de Banderas, se encuentra desaparecido desde hace al menos 10 días.

Según comentaron que el hombre conocido con el nombre de Rubén Ruvalcaba, el ultimo día que lo vieron fue cuándo lo reportaron que estaba tirado y al parecer sin vida sobre la avenida de ingreso al fraccionamiento Alta Vela, hasta dónde acudieron policías municipales a revisar y se percataron que el masculino estaba solo dormido y en avanzado estado de ebriedad, a quien lo acompañaba su perro, por lo que lo levantaron y le pidieron que se retirada del lugar porque la gente que había reportado, estaba asustada pensando que lo habían matado, pero no fue así, sólo estaba borracho.

Este martes 01 de Mayo, trabajadores de Sonigas y vendedores ambulantes que se ubican al ingreso a la empresa gasera, en San Clemente de Lima, pidieron a NOTICIASPV.COM, el apoyo para que acudiéramos al lugar, hasta dónde nos dimos cita y nos entrevistamos con algunas personas, comentando las mismas que desde hace varios días no ven a Rubén Ruvalcaba, un indigente que vive debajo de unos árboles, en San Clemente de Lima, desde que reportaron que estaba tirado al ingreso a Alta vela, y solo estaba dormido y borracho.

Desde ese día, dicen que no lo han visto por ningún lado, además piden el apoyo de la policía o a la autoridad que corresponda, para que revisen en un canal de aguas negras cercano al lugar donde dormía y a la gasera ya que dicen que salen fétidos olores a mortura y temen que ahí se encuentre muerto el indigente.

Comentan también que llega mucha gente a preguntar por él, quiénes preocupados lo han buscado cerca al canal de dónde proviene el fuerte olor a mortura, pero hasta el momento no han encontrado absolutamente nada.

Share
Bitnami