Los maestros no dieron un cheque en blanco a AMLO

*Maestros frente a grupo y directores de educación básica afirmaron que el magisterio nacional…

jornada.com.mx

Maestros frente a grupo y directores de educación básica afirmaron que el magisterio nacional no entregó un cheque en blanco a la próxima administración que encabezará Andrés Manuel López Obrador (AMLO), virtual presidente electo. Tenemos claridad en un objetivo: lograr una educación que sirva al pueblo y no al gran capital, pero también demandar condiciones laborales dignas para el educador.

Francisco Bravo, director de primaria en Ciudad de México y con más de 30 años de servicio docente, aseguró que “no queremos una reforma educativa ‘parchada’, queremos ser parte de la construcción de un nuevo proyecto educativo, donde el maestro no sea sólo un instrumento para aplicar las decisiones que se toman desde arriba, sino un constructor de la toma de decisiones que afectan lo que ocurre en el aula y con los alumnos”.

Profesores de Ciudad de México, Puebla, Guanajuato y estado de México, destacaron que con el triunfo de AMLO esperamos un cambio de actitud de todo lo que se ha hecho no sólo contra el maestros sino contra la educación y la escuela pública. Si queremos transformar el sistema educativo nacional debemos atender a esos millones de niños y adolescentes que abandonan las aulas o que no logran llegar a ellas.

José González Figueroa, fundador del subsistema de telesecundarias en México y profesor con más de medio siglo de experiencia docente, expresó: vivimos un momentos histórico, no sólo por la llegada de AMLO a la Presidencia de la República, sino porque es una transformación que impulsó el pueblo, lo que envía un mensaje muy claro de que la educación debe ser una prioridad para el nuevo gobierno, pero no desde la imposición ni usando el terror laboral como instrumento de presión al magisterio.

Miguel Guerra, profesor de educación básica en Puebla e integrante del grupo de maestros cesados por la aplicación de la reforma educativa, destacó que como docentes esperamos que en el próximo gobierno se aplique una política pública que dé condiciones humanas a los maestros para realizar su labor educativa, porque no se puede formar a nadie si se vive en la angustia, en la incertidumbre, con una constante presión y hostigamiento laboral.

Los docentes coincidieron en que es el momento también para que el gobierno federal saque las manos del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y permita una vida democrática al interior de nuestro gremio. Ya no son los gobiernos de la derecha o del neoliberalismo, donde lo que importaba era el control férreo del magisterio, porque si quieren que los maestros sean agentes de cambio deben comenzar por respetar su trabajo y su condición laboral.

Share
Bitnami