Mínimos, los recursos que PGR ha podido incautar a líderes de Los zetas detenidos

*Movían millones de pesos en efectivo para poder operar…

jornada.unam.mx

Movían millones de pesos en efectivo para poder operar, tenían fincas, ranchos y caballos de carreras cuarto de milla, sin embargo, la Procuraduría General de la República (PGR) no les encontró tanto.

Se trata de Miguel Ángel Treviño Morales, El Z-40, y su hermano Omar, El Z-42, líder de la organización criminal Los zetas, catalogada por las propias autoridades como una de las más sanguinarias.

Ambos se encuentran en prisiones federales. El Z-40 fue detenido en julio de 2013 por elementos de la Secretaría de Marina. A partir de las investigaciones, la PGR le logró decomisar 2 millones de dólares, siete armas de fuego y un vehículo.

A Miguel Ángel, señalado como el autor intelectual de la ejecución de 265 migrantes en el municipio de San Fernando, Tamaulipas, se le incautaron 15 cargadores y 905 cartuchos útiles, según información obtenida vía solicitud de transparencia.

Tras su captura, quien tomó el control de la organización fue su hermano Omar, quien fue detenido en marzo de 2015 en Nuevo León.

Derivado de la investigación, la dependencia sólo pudo decomisarle tres aeronaves, una empresa, ocho inmuebles, 52 vehículos, nueve cabezas de ganado, así como 400 mil pesos en efectivo.

Los zetas, un grupo conformado por ex militares, operaron como brazo armado del cártel del Golfo, pero tras la ruptura comenzó a operar por su cuenta, al grado de tomar fuerza en Centro y Sudamérica.

Entre sus actividades ilícitas, la organización fue una de las primeras que incursionó en el robo de combustible a gran escala, de donde obtuvo grandes ganancias; también se dedicaban a interceptar a indocumentados que pretendían llegar a Estados Unidos, para incorporarlos a sus filas como sicarios, y de no aceptar, eran ejecutados.

Otra actividad que tuvo la familia Treviño Morales fue la crianza de caballos de carreras. En 2012, derivado de una investigación en Estados Unidos, fue detenido su hermano José Treviño Morales, quien se dedicaba a lavar dinero por medio de una empresa en ese país, para El Z-40.

Incluso, con las grandes ganancias que obtuvieron, de acuerdo con las pesquisas de las autoridades, los Treviño Morales habrían financiado la campaña a la gubernatura de Tamaulipas de Tomás Yarrington Ruvalcaba.

Así, Tamaulipas se convirtió en el centro de operación de Los zetas, que, de acuerdo con las autoridades estadunidenses en su investigación, el entonces gobernador habría formado parte de la misma.

De acuerdo con las declaraciones de Carlos Arnulfo Flores, El Flaco o El Fantasma, persona cercana a Miguel Ángel Treviño, fue el propio Z-40 quien ordenó la muerte del hijo del ex gobernador de Coahuila Humberto Moreira, en represalia por la muerte de uno de sus sobrinos.

La organización ha perdido fuerza, pero todavía opera con algunas células de los Treviño, que ahora conformaron el cártel del Noreste y del que estaría al frente Juan Gerardo Treviño Chávez, sobrino de El Z-40 y Z-42, con presencia en Tamaulipas.

Share
Bitnami