Ni el futbol se salva del crimen organizado

* Cuando el soccer se convirtió en industria resultó atractivo para las bandas de apuestas ilegales, mediante las cuales se podrían mover 500,000 mdd al año. Cualquier partido puede ser el blanco.

Forbes.com.mx/ Son las 2:30 de la mañana en Londres, y en la calle Old Queen, en las instalaciones de la National Crime Agency (NCA), algunos agentes ven partidos de futbol. Están a punto de terminar su jornada, pero antes de ir a casa deberán atender el partido México vs. Israel y analizar en sus computadoras cómo se comportan las apuestas en diferentes casas de juegos online.

Es el 28 de mayo de 2014 y, desde hace días, como se conocería semanas después, la NCA recibió reportes de inteligencia que decían que el partido de esa noche en el Estadio Azteca de México corría el riesgo de ser intervenido por las organizaciones de apuestas deportivas ilegales que pueden beneficiar a personas en el Reino Unido.

La NCA recibió alertas de cinco encuentros internacionales que estaban bajo sospecha a unas semanas de que se realizara el Mundial de Brasil 2014. La organización británica que combate el crimen organizado tiene entre sus tareas luchar contra la red de apostadores ilegales y, para ello, mira los juegos y analiza comportamientos extraños en los sitios web para determinar si hay alguna apuesta anómala; por ejemplo, que sin motivo aparente o lógico aparezca mucho dinero en cuestiones como jugadores expulsados, número de goles en cierto lapso del partido o duelos que no son atractivos, pero en los que hay mucho dinero apostado, etcétera.

Los reportes de inteligencia que recibió la NCA detallaban que Nigeria vs. Escocia, EU vs. Azerbaiyán, Corea del Sur vs. Túnez, Suecia vs. Dinamarca y México vs. Israel estaban bajo sospecha. Al final, en ninguno de ellos ocurrió nada relevante. Ninguna de las autoridades del futbol mexicano tuvo conocimiento o recibió algún tipo de reporte de que, a 9,000 kilómetros de distancia, estaban investigando y monitoreando el partido que significó la despedida de México para acudir a Brasil y el adiós de Cuauhtémoc Blanco del seleccionado nacional.

Las apuestas ilegales y los amaños de partidos son la nueva enfermedad del deporte profesional y el futbol es, junto con el tenis, una de las actividades con mayores índices de arreglo de partidos. El Global Corruption Report, de Transparencia Internacional, califica este problema como “muy grave”. E indica que “en apuestas legales o reguladas se mueven al año, en la industria deportiva, 70,000 mdd; pero las estimaciones de las apuestas ilegales alcanzan los 500,000 mdd”.

Hace un par de años, el FIFpro, sindicato de jugadores profesionales de futbol, publicó el Black Book, que detalla los problemas que padecen los futbolistas. En el apartado de “arreglo de partidos”, la zona más propensa a que ocurrieran esos actos era Europa del Este, las ex repúblicas soviéticas y Rusia misma.

¿En qué momento las apuestas y el arreglo de partidos se convirtieron en un cáncer para el futbol mundial? La respuesta corta es: cuando el futbol se convirtió en una industria. Según el informe de Transparencia Internacional, fue a partir de los años 1990 cuando un grupo de personas en Malasia y Singapur empezó a amañar encuentros, pagar dinero a jugadores, entrenadores o árbitros para convencerlos y ayudarlos a conseguir altas sumas de dinero a través de sitios online ilegales o no regulados. Luego entró la mafia rusa, la china… y todo se potencializó.

Declan Hill, periodista de investigación y experto en temas de apuestas y amaño de partidos, dice que la situación no sólo se da a nivel de clubes o ligas locales; ahora, “en un año, al menos en Asia, África y América Latina hay 150 partidos de selecciones nacionales que han sido amañados. Todo esto es un enorme reto para las autoridades”.

*****

El ex jefe de seguridad de la FIFA, Ralf Mutschke, explica la dimensión del problema: “Cerca de 50% de las ligas fuera de Europa están siendo acechadas por el crimen organizado, así como también partidos de corte internacional con selecciones nacionales”.

Share
Bitnami