Obesidad y sobrepeso, preocupante crisis mundial de salud pública

*En todo el mundo, más de 2 mil millones de niños y adultos sufren de problemas de salud relacionados con el sobrepeso o la obesidad…

jornada.unam.mx

Madrid.

En todo el mundo, más de 2 mil millones de niños y adultos sufren de problemas de salud relacionados con el sobrepeso o la obesidad y un porcentaje creciente de personas mueren por esas causas, según concluyó un nuevo estudio, cuyos resultados se detallan en un artículo publicado este lunes en The New England Journal of Medicine. Fallecen a pesar de que no son técnicamente considerados obesos, hallaron investigadores.

De las 4 millones de muertes atribuidas al exceso de peso corporal en 2015, casi 40 por ciento se produjo entre las personas cuyo índice de masa corporal (IMC) cayó por debajo del umbral considerado obeso. Los hallazgos representan una creciente y preocupante crisis mundial de salud pública, según los autores del artículo.

La gente que menosprecia el aumento de peso se pone en riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer y otros padecimientos que amenazan la vida, señala Christopher Murray, autor del estudio y director del Institución de Medición y Evaluación de la Salud (IHME, por sus siglas en inglés) en la Universidad de Washington, Estados Unidos. Esos propósitos de año nuevo de perder peso deben ser compromisos a lo largo de todo el año para prevenir el aumento de éste en el futuro, plantea.

Sistema alimentario más sano

El estudio, que abarca 195 países y territorios desde 1980 hasta 2015, se hizo público este lunes en el Foro Anual EAT de Alimentación de Estocolmo, cuyo objetivo es crear un sistema alimentario más sano y sostenible. Se basa en los datos del estudio más reciente sobre la carga de la enfermedad mundial (GBD, por sus siglas en inglés), un esfuerzo sistemático y científico para cuantificar la magnitud de la pérdida de salud por las principales enfermedades, lesiones y factores de riesgo por edad, sexo y población. Con más de 2 mil 300 colaboradores en 133 países, el estudio GBD examina más de 300 males y lesiones.

El trabajo incluye análisis de otros estudios sobre los efectos del exceso de peso y los posibles vínculos entre el índice de masa corporal (IMC) elevado y los cánceres de esófago, colon y recto, hígado, vesícula y vías biliares, páncreas, mama, útero, ovario, riñón y tiroides, así como la leucemia. El IHME se ha comprometido a producir estudios más profundos sobre las implicaciones de la obesidad y el sobrepeso, incluso por medio de una nueva asociación con las Naciones Unidas, según Murray.

Anunció un nuevo acuerdo entre el IHME y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para intercambiar datos, conocimientos y experiencia. El propósito es elevar la comprensión colectiva del mundo de lo que está impulsando la actual epidemia mundial de la enfermedad relacionada con el alto peso corporal.

La iniciativia Década de Acción sobre Nutrición de las Naciones Unidas, 2016-2025, busca erradicar el hambre, acabar con la malnutrición en todas sus formas (desnutrición, deficiencia de micronutrientes, sobrepeso u obesidad) y reducir la carga de enfermedades no transmisibles relacionadas con la dieta en todos los grupos de edad.

La prevalencia de la obesidad se ha duplicado desde 1980 en más de 70 países y ha aumentado continuamente en la mayoría de las otras naciones. Aunque entre los niños ha sido menor que entre los adultos, la tasa de aumento de la obesidad infantil en muchos países fue mayor que la de los adultos.

Entre los 20 países más poblados, el nivel más alto de obesidad entre niños y adultos jóvenes fue en Estados Unidos, con casi 13 por ciento, y Egipto encabezó la lista de adultos obesos en alrededor de 35 por ciento. Las tasas más bajas fueron en Bangladesh y Vietnam, respectivamente, con uno por ciento; China con 15.3 millones, e India con 14.4 millones de personas con el mayor número de niños obesos.

El exceso de peso es uno de los problemas de salud pública más difíciles de nuestro tiempo, afirma Ashkan Afshin, coautor del estudio y profesor asistente de Salud Global en IHME. Durante la última década, se han evaluado numerosas intervenciones, pero hay muy pocas pruebas sobre su eficacia a largo plazo. En los próximos 10 años, trabajaremos estrechamente con la FAO para vigilar y evaluar el progreso de los países en el control del sobrepeso y la obesidad.

Por otro lado, científicos españoles desarrollaron una técnica para medir la actividad del tejido adiposo marrón, factor clave en problemas como el sobrepeso y la obesidad, reportó la revista Advanced Science.

Según sus creadores, del Instituto de Biomedicina de la Universidad de Barcelona, el método se centra en la respiración celular y es apto para probar fármacos contra patologías metabólicas.

La nueva tecnología permite medir la producción y la utilización de la energía en el tejido adiposo marrón, órgano que oxida la grasa y disipa la energía en forma de calor.

Share
Bitnami