Piden ayuda para indigente tirado en calle en Valle de Banderas

*La indigencia es un problema social que permea en todo México. En Bahía de Banderas, Nayarit, empieza a ser notoria. Vecino de Valle de Banderas, hace un llamado al gobierno municipal para atender esta situación al ver una persona tirada en la banqueta de una calle céntrica de esta comunidad.

*“Cierto es que hay mucha miseria. No solamente la miseria que viene de la imposibilidad de poder vivir dignamente, sino la gran miseria, la que viene de la esterilidad de las almas y la dureza de los corazones. Demasiado dolor hay en la calle. No habrá sitio en la tierra donde apilar o enterrar tantos escombros humanos. Yo era uno de ellos.” Miguel Fuster

Por Paty Aguilar

Este lunes 19 de marzo 2018, una persona tirada en la banqueta de una de las calles céntricas de Valle de Banderas, Bahía de Banderas, Nayarit, atrajo el interés de un vecino de esta comunidad para hacer un llamado al gobierno municipal para que se atienda este problema social que día a día crece más en este destino turístico.

Se llama indigencia a la carencia absoluta de lo más necesario para vivir y esa condición de calle, se genera por diversos factores como el alcoholismo, la violencia intrafamiliar, la migración o las enfermedades mentales, entre otros como la pobreza extrema. Según la CEPAL, México es el país con mayor número de indigentes que alcanzan los 14 millones de personas que viven en situación de calle, desde niños, adultos y adultos mayores.

El organismo que puede dar cuenta de esta situación en Bahía de Banderas, podría ser el DIF Municipal, sin embargo, no hay programa para atender esta situación, no hay un censo al respecto en este municipio. Incluso, para la gran mayoría de ciudadanos prácticamente no es casi indiferente; los vemos y miramos hacia otro lado. Y es que el ciudadano común poco o nada puede hacer al respecto.

Es el gobierno federal, estatal o municipal, quienes deben atender esta situación, de hecho están obligados por ley a buscar medidas para atender a estas personas y es precisamente eso lo que pide este vecino de Valle de Banderas, que nos envió fotografías de un hombre dormido en la banqueta con vestimenta de indigente.

Casos extraordinarios de indigentes que han sido rescatados de las calles con éxito se han publicado en medios de comunicación internacionales, nos llamó la atención el caso de Miguel Fuster, una persona que vivió 15 años en las calles de Barcelona, España y que luego de su rescate por una Fundación privada, ya rehabilitado, recopiló su experiencia en una novela gráfica, donde narra con dibujos de su propio rostro los días y noches de su indigencia.

Las caras que reflejan todos los múltiples grados de sufrimiento y los fugaces momentos de satisfacción; las caras de la soledad, el desasosiego, la rabia, el dolor, la necesidad y el frío. Pero también la cara de la esperanza, el rostro que hizo que Miguel no esté aún en la calle, sino en una galería de arte. Así lo describe, Jaume Vidal, en el prólogo de la presentación de su obra en la galería Sicart, ubicada en Vilafranca del Penedés, provincia de Barcelona, España, el pasado mayo 2017, llamada Miguel, Cara a Cara.

Así escribe Miguel Fuster, su regreso…

He pasado 15 años de mi vida en la calle.

Inquilino de las calles tristes, donde los hombres languidecen privados del sol de la vida y tienen por lecho las duras losas del suelo o la humedad de la tierra. Pero no tienen ni una cueva donde refugiarse.

Cierto es que hay mucha miseria. No solamente la miseria que viene de la imposibilidad de poder vivir dignamente, sino la gran miseria, la que viene de la esterilidad de las almas y la dureza de los corazones. Demasiado dolor hay en la calle. No habrá sitio en la tierra donde apilar o enterrar tantos escombros humanos.

Yo era uno de ellos.

Hoy hace 13 años que los voluntarios de la Fundació Arrels me rescataron de entre los muertos que mató el frío social. Los sin pan, los sin hogar, los sin un afecto y sin rumbo. No puedo dejar de mirar atrás, y, me detengo emocionado ante estas personas que luchan para que intentes desde tu aflicción volver de nuevo a la vida.

La mayor obra de beneficencia es salvar la vida de los demás; ellos quisieran dar a todos los hombres asilo, el derecho a reconducir sus vidas y forma de conseguirlo. Así andan, de corazón a corazón, dando su trabajo y su bondad, en obra humilde, realizada con amor, en la buena palabra de la verdad y en la buena caridad de la justicia en el mundo.

Su tarea es hacer el bien. Ir adelante hasta llegar a nuestros corazones. Defender a los que no pueden defenderse. Decir a la sociedad las verdades que claman al cielo por evidentes. Y depositan la humilde ofrenda de su trabajo, sin esperar nada a cambio. Es la hora de la humildad, y les siento a mi lado por la senda de mi gratitud, borrando las huellas que dejó mi pena.

Avancemos un paso cada día.

Nada podemos perder; todo está por conquistar. Allí donde otros hombres ponen dudas, pongamos nuestro trabajo, mucha conciencia, y, sin olvidar jamás, que sin amor y justicia no hay felicidad posible.

Miguel Fuster

Agosto 2016.

Miguel, 15 Años en la Calle

Con esta obra desgarradora pretendo mostrar de una forma directa y sin concesiones la amargura de los que no tienen hogar y han de sobrevivir en la calle. La obra combina viñetas y textos que relatan mi experiencia de vida en la calle, las personas y los espacios significativos, las situaciones de miedo, de desconsuelo y miseria. Esta autobiografía da voz a esos miles de personas anónimas y marginadas por la sociedad que encontramos cada día por las calles de nuestras ciudades.

Fui profesional del cómic y la ilustración en los años 70 y 80. Debido a mi adicción al alcohol vi como mi vida personal y profesional se fue desmoronando hasta que un día, casi sin darme cuenta, acabé viviendo en la calle donde sobreviví como pude durante 15 años.

Mi historia podía haber acabado de una forma trágica, anónima e invisible como la de tantos otros, muriendo solo y desahuciado. Pero gracias a mi amor por la historieta y la ayuda de la fundación Arrels, comencé a contar mis vivencias en forma de cómic.
Chula Ink, con 15 años en la calle (Obra Completa), edita por primera vez mi obra integral, además de un nuevo relato gráfico titulado “Guapa” y material inédito.

Share
Bitnami