Todos, incluso los narcos, tenemos bondad en el corazón: obispo de Chilpancingo

*Salvador Rangel, obispo de Chilpancingo, dijo que su primer acercamiento con cabecillas del crimen organizado fue cuando intercedió por un sacerdote amenazado…

elfinanciero.com.mx

Monseñor Salvador Rangel, obispo de Chilpancingo, aseguró que cada persona, incluidos los narcotraficantes, tienen bondad en su corazón y por tal motivo es que se ha acercado a ellos.

“Sé que son personas que están fuera de la ley, cometen delitos atroces, pero si hay un hilito de comunicación con ellos, porqué no creer en la bondad de las personas”, dijo.

En entrevista por EF y por Adela, el religioso franciscano señaló que “como dijo San Francisco de Asis cuando estaba muriendo: yo ya hice mi parte, les toca hacer la suya; entonces yo puse algo de mi, incurriendo en peligro, pero confié en la bondad de las personas”.

-¿Lo que usted hace no abona más a la vulnerabilidad del Estado de derecho?

-“Si alguien me hace un favor, es de humanos dar las gracias y sobre todo que se dieran cuenta de que estaba agradecido, pero no en mi nombre sino en el de todos los beneficiados”.

El religioso relató cómo fue su primer acercamiento con cabecillas de bandas del crimen organizado en Guerrero y detalló que “fue cuando sentenciaron a muerte a un sacerdote que habló en contra del narcotráfico”.

Y dijo: “lo que hice fue irme a la sierra a buscar al señor y, ya que pasé por ciertos retenes, les dije que era el obispo y que quería hablar con el líder. Dialogué, le dije que me permitiera sacar al sacerdote y que no lo asesinaran, a lo que me respondió que él no lo iba a matar, pero que corría peligro con otros grupos. Esa fue la primera relación que tuve con esas personas”.

Share
Bitnami