Vagancia por doquier en su máxima expresión

* En Puerto Vallarta es insostenible la cantidad de vagos que inundan cada rincón de Puerto Vallarta, sin que autoridad municipal o estatal haga algo al respecto…

Por Mauricio Lira Camacho
NOTICIASPV

En Puerto Vallarta es insostenible la cantidad de vagos que inundan cada rincón de Puerto Vallarta, sin que autoridad municipal o estatal alguna haga algo al respecto.

Uno de los cruceros con mayor presencia de indigencia en el de la avenida Francisco Villa con el Libramiento Carretero, Luis Donaldo Colosio.

En la esquina, frente a lo que fueron las instalaciones de la preparatoria regional, se ubica una tienda de conveniencia, en donde prácticamente se la pasa todo el día una persona del sexo masculino.

De aproximadamente 35 años de edad, con el pelo bastante largo, descuidado, mal vestido que en muchas de las ocasiones es captado sacando basura de los botes que se encuentran cerca de esta zona.

Usa la parte baja del puente vehicular, a la altura de las instalaciones de la comisión federal de electricidad, CFE, para poder dormir durante las noches, mientras que en el día pide dinero a los automovilistas en los cuatro puntos cardinales o busca que comer en la basura.

Como esta persona, abundan ya muchos en este destino de playa, el verdadero problema que no hay institución de asistencia social, dependiente del gobierno estatal o municipal que en verdad les ayude en toda la expresión de la palabra, para evitar tengan alguna situación de accidente o enfermedad.

Es sabido que en el municipio de Puerto Vallarta en Jalisco, colindante con el de Bahía de Banderas en Nayarit, no existe un centro de atención especializada de manera conurbada.

Es por ello que muchas personas bajo esta condición, van y vienen cruzando el río Ameca, de un destino a otro para poder trabajar, evitando así a toda costa ser retenidos y enviados a algún refugio temporal o institución que no tiene la capacidad de tenerlos de manera definitiva.

Es sabido que Puerto Vallarta es una buena plaza para la mendicidad y el ganar poco dinero para subsistir por horas, por lo menos satisfacer la comida diaria y encontrar lugares para dormir, como lo es bajo los puentes en los casos del Libramiento, la Ribera del Río Pitillal, del Cuale y el Ameca, principalmente.

Share
Bitnami